BENDITO SEAS de REYNALDO ARMESTO OLIVA / foto: Marcelo Luiz de Freitas

enviado pelos autores

BENDITO  SEAS


Frágil
nos enseño
el silencio
a perdonar
en el murmullo
nuestras culpas,
a extender las manos
entre la niebla,
a sacudir

el fantasma de la cordura.
Bendito seas
si naci pecador
dijo el señor
y todo se volvió mentira,
descendieron los arcángeles,
la culpa
escondió su rostro,
el beso
nos fue negado
se torno salobre
en la mejilla.


REYNALDO  ARMESTO  OLIVA  .  CUBA  .  IWA

Comentários